Sobre nosotros

¿Cómo surgieron las Mariápolis?


Las “Mariápolis” surgieron entre los años ‘40 y ‘50 en el contexto de las Dolomitas, montañas del norte de Italia. Chiara Lubich y sus primeras compañeras, se retiraron allí en el verano de 1949 para retomar fuerzas, luego de intensos años comprometidas. Cientos de personas pasaron por esos lugares de encanto, atraídas por el resplandor de “un diamante”: la presencia espiritual de Jesús en la comunidad.


Chiara Lubich, tambien, soñaba con mariápolis permanentes: ciudadelas de testimonio donde se pudiera testimoniar “como se- ría el mundo si todos viviesen según el Evangelio”. Pasaron pocos años hasta que nació la primera Ciudadela de los Focolares, conocida como Loppiano, ubicada cerca de Florencia (Italia). Luego, continuaron otras ciudadelas que fueron desarrollándose en los cinco continentes.


En 1990 nació para este México y para toda Latinoamérica la Mariápolis El Diamante.

Misión

Somos una comunidad comprometida en vivir el amor recíproco, que escucha los desafíos sociales y genera espacios de diálogo, convivencia y formación humana integral para propiciar una transformación personal, comunitaria y ecológica a favor de la fraternidad universal.

Visión

Queremos ser un espacio sustentable y vinculado con el entorno; capaz de acoger a todas las personas; que afronta los desafíos de la sociedad desde el Evangelio y el diálogo con la diversidad cultural.

Testimonios

“Es un lugar donde encuentras a Dios en todas sus expresiones. Súper recomendada”

Hugo Ruiz, artista